Entendiendo a tu pareja

Entendiendo a tu pareja

 

Tus días escolares quizás ya hayan terminado, pero nunca se debe dejar de aprender. Empleo, aficiones, crianza de los hijos – la vida está llena de oportunidades para crecer y adquirir nuevos conocimientos. Por desgracia, hay un tema en que demasiados adultos dejan de aprender: esto es, sobre ​​la persona con quien se casaron.

Durante el período de citas, la mayoría de las parejas se involucran en un proceso embriagador de “beber de la otra persona”. Las conversaciones tienen el aire de “Cuéntame más, soy todo oídos”, y “no tengo a donde ir.” Cada persona se siente escuchada, reconocida y afirmada, y el resultado es la intimidad – el profundo sentido satisfactorio de conocer y ser conocido por otra persona.

Cuando una pareja se casa y se establece su vida cotidiana,  las responsabilidades del trabajo, limpieza, cuidado de niños, las finanzas familiares y otros compromisos a menudo  las conversaciones de “soy todo oídos” pasan a un segundo plano. Simplemente no hay tiempo. Los esposos y las esposas  habitualmente se agotados, y sus conversaciones se convierten simplemente en la mejor de las discusiones de negocios  – “¿Quién va a sacar la basura” o “Se acabó la leche“. O en el peor de los casos, son desacuerdos que pueden estallar en peleas sin reglas.

Por estas y otras razones, la tendencia natural en una relación de pareja es dejar de aprender acerca de la otra persona y perder la pista de sus pensamientos y sentimientos.

Después de unos años (o décadas) de esto, un esposo o esposa puede experimentar un despertar a la cruda realidad:

  • Una noche, en la cama, ella no puede dormir mientras el ronca y un tren de pensamientos se detiene en la estación de su mente: no conozco a esta persona que está en mi cama y, ya no estoy segura de querer conocerlo.
  • La mujer que pensaba que era tan compatible con sus creencias y sueños futuros hace una declaración que te sacude: “Ya no creo en Dios ” o “He decidido terminar.”
  • El último hijo deja el nido, y una pareja se da cuenta de que no tienen nada de qué hablar.
  • La necesidad de las conversaciones del “Cuéntame más”  que no han sucedido durante meses o años, son provistas por otra persona, y esta intimidad verbal conduce a la intimidad física.

Las personas que tomaron sus votos matrimoniales con la mayor sinceridad, que han estado firmemente comprometidas con la fe y la familia, caen en problemas cuando no crecen y cambian con su pareja durante su matrimonio. Necesitamos continuamente “actualizar” el conocimiento de nuestro cónyuge.

Es por eso que es tan importante que usted y su cónyuge continúen aprendiendo el uno del otro a lo largo de su matrimonio. La formación permanente de su cónyuge requiere tiempo, la comunicación, la persistencia, imaginación, paciencia y… ¿Mencionamos tiempo? A menos que hagan un poco de espacio en sus agendas para tener estas conversaciones, no van a suceder.

Cada semana, apartar una hora y hacer así un “check list” con su pareja – no para tratar asuntos del manejo de su casa, sino para saber lo que la otra persona está pensando y sintiendo. Para que estas conversaciones sean productivas, mantenga en mente lo siguiente:

  • El tiempo es importante. No puede compartir su corazón con alguien más cuando se está apurado o agotado.
  • Las distracciones deben reducirse al mínimo. El televisor debe estar apagado, fuera del alcance de los teléfonos, las computadoras en modo de reposo y los niños que se distraigan en otro lugar o puestos a dormir.
  • Es fundamental escuchar a la otra persona. Cuidando de las réplicas, de no girar los ojos mientras se comunican y es fundamental el reprimir cualquier comentario como: “Lo que estás diciendo no es cierto” o “Tú no debes sentirte de esa manera.”
  • Las preguntas abiertas mantienen la comunicación fluyendo sin problemas. “¿Qué piensas acerca de ___?” Que es lo que más te preocupa de___?” “¿Puedes ayudarme a entender ___?”
  • Maridos, no asuman que su esposa lo necesita para solucionar algo que a ella le preocupa, a menos que específicamente se lo pida. Esposas, está bien dejar saber a su marido si usted está buscando una solución o simplemente un oído atento y un abrazo reconfortante.
  • No se desanime por los intentos fallidos. Haga su mejor esfuerzo por atraer a la otra persona fuera  de donde podría ser interrumpido por un niño llorando o podría provocar una discusión .Nada funciona perfectamente cada vez, por lo que debe volver a intentarlo más tarde.

Las ventajas de una comunicación abierta en la rutina normal no se puede sobrestimar. Por un lado, es mucho menos probable que te sorprendan con la guardia baja por algo que se ha estado gestando en la mente y en el corazón de tu cónyuge. Mejor aún, usted tiene la oportunidad de ayudar a su esposo a ordenar las preocupaciones que pueden ser difíciles de poner en palabras .Caminar juntos a través de este proceso crea la confianza y la cercanía. Cuando en una pareja se convierte en un hábito regular, su vínculo es irrompible – y su matrimonio inmensamente satisfactorio.


 

 

Author: expresiondevida

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *