Las Vacaciones

Ya se acerca la temporada de vacaciones escolares y laborales para muchos niños, jóvenes y familias, y en esta entrega queremos subrayar la importancia de las vacaciones para cada persona, pero en especial para toda la familia.

Las vacaciones son algo que debemos apreciar, cada uno de los miembros de la familia, sin importar si son jóvenes o más adultos porque no son solo para divertirse sino algo también necesario para mantenerte relajado de la vida cotidiana y salir de la rutina.

¿QUÉ PUEDE PASAR SI NO TOMAMOS UN LARGO DESCANSO?
Afecta nuestra salud física y mental
Se llega incluso a afirmar que las vacaciones son tan importantes como el dormir. La falta de vacaciones, como la falta de horas de sueño, disminuye la capacidad de pensar claramente y actuar de forma decisiva. En esas situaciones, es frecuente que no se use la información en forma efectiva ni que se pueda ver las  situaciones de una manera global. Además, se ven disminuidos el tiempo de respuesta de los reflejos físicos (se es más lento), la entereza individual (se disminuye la capacidad de sobreponerse a acontecimientos graves o dolorosos) y las defensas del sistema inmunológico de nuestro cuerpo.

Más grave aún es que las personas que no toman vacaciones comúnmente piensan que hacen bien trabajando hasta desfallecer, y no se percatan que están violando la ley espiritual de tener reposo en el Señor (Gén. 2:3-4; Mt. 11:28-29; Fil. 4:6-7). En realidad,  la persona que no toma vacaciones no solo se hace daño así misma, sino que también daña a las personas que le rodean. La actitud de trabajar sin descanso puede convertirse en una adicción y la persona llega a ser “trabajólica”, que en lo único que piensa es en trabajar y trabajar. La adicción al trabajo, como toda adicción, no es buena. Para lograr romperla muchas veces es necesario “tocar fondo”, y para cuando se llega a ese punto, ya se ha dañado mucho a si mismo y a otras personas.

Afecta nuestra salud sico-emocional
La falta de vacaciones tiene también un efecto negativo a nivel social, tanto en lo laboral como familiar. Hace que la persona se vuelva amargada y que llegue a criticar a conocidos, familiares o colegas que sí cuidan de si mismos.¡El estrés mata! Es simple. El estrés ocasiona un deterioro importante de la salud física y mental de las personas, ocasiona un mal desempeño en las actividades laborales, relaciones sociales y de la persona como individuo. Este deterioro es la respuesta del cuerpo a circunstancias como exceso de trabajo, aspiraciones no satisfechas, ansiedad laboral. Es decir, todas estas circunstancias juntas exigen másde lo que un individuo puede resolver y redunda en ese estrés que mata.  Es por eso que la razón principal de la existencia de las vacaciones es prevenir el estrés. Las vacaciones logran incrementar la efectividad y la productividad el resto del año.

Afecta nuestra salud espiritual

Al violar el mandamiento y principio espiritual del debido descanso o reposo, nos ponemos en una conducta desobediente o una posición contraria a la voluntad de Dios, a Su diseño y propósito para el hombre y la creación desde Génesis hasta Apocalípsis (Gén. 2:3-4; Éx. 16:26; Dt. 5:12-14; Heb. 4:3-11).  Dios juzgó severamente al pueblo de Israel por no guardar sus días y tiempos de reposo, al punto de expulsarlos de la tierra prometida, pues por su desobediencia no dejaban que Su tierra descansara (Neh. 10: 31; 13:15-18).

Jesús mismo nos da ejemplo de la necesidad de nuestros cuerpos del debido descanso, y para ello se retiraba de la presencia de Sus discípulos y de las multitudes para descansar y dedicar tiempo en la presencia del Padre (Mr. 4:37-40; Lc. 5:15-16; 9:10).

El exceso de trabajo y la falta de descanso puede evidenciar varias cosas:

1. Un alma angustiada por los afanes de la vida
2. Falta de confianza en la provisión y ayuda de Dios
3. Falta de planificación y desorden en la ejecución del trabajo/ministerio
4. Un alma afanada por el deseo del logro, éxito y bienes materiales
5. Un alma atrapada por el amor al dinero
6. Un alma atrapada por el amor a la aprobación y la aceptación

7. Falta de amor y consideración por su familia, que desea compartir con esa persona.

Todo lo anterior evidencia un corazón idólatra, que no pone a Dios de primero en su vida, ni tiene claras sus prioridades en la vida.

BENEFICIOS DE LAS VACACIONES

¡Toma tiempo para descansar!

Tener vacaciones periódicas, sean cortas o largas traen muchos beneficios para nuestra salud y bienestar espiritual, mental, emocional y físico, pero vamos a enumerar unas pocas aquí:

La creatividad y las vacaciones van de la mano. Unas buenas vacaciones nos ayudan a conseguirnos a nosotros mismos que estamos perdidos en muchas ocasiones en un lugar de la vida muy monótono con responsabilidades y trabajo y nada más. Un buen viaje ayuda a que te sientas joven y con energía lo que hará que suba tu creatividad y suba tus ganas de volver a la vida normal.

Ayuda a reducir el estrés. Las vacaciones con tu familia te ayuda a reducir estrés y si no lo crees hasta los médicos lo aconsejan cuando alguien tiene algún problema de salud causado solo por estrés.
Ayuda a mejorar tu rendimiento en el trabajo. Te ayudará a sentirte mejor y tener más rendimiento porque precisamente estás más relajado, con menos estrés. En pocas palabras es para recargar las baterías.
Ayuda a acercarte a tu familia. Si vas con tu pareja, familia o amigos, siempre regresarán felices y a crear mejores relaciones con todos tus seres queridos.
El entretenimiento es necesario. Si todo lo que ya mencioné no te gusta, entonces no puedes ignorar que siempre se necesita tener entretenimiento en la vida de todos; y si tenemos pocos momentos de esparcimiento y entretenimiento, pues unas vacaciones es el mejor paso para comenzar.
CONCLUSIÓN:
Así que, la conclusión y recomendación es obvia. Al igual que comer o dormir, descansar es una necesidad espiritual, biológica y mental. No es conveniente retardar las vacaciones ni sacrificar esta necesidad por dinero. Las vacaciones no solo favorecen al trabajador sino también a su familia y a la empresa donde trabaja.

Y las vacaciones son también necesarias para un saludable crecimiento físico, mental y espiritual; y así lo hemos aprendido de las Escrituras, que Dios en Su diseño para el hombre y la creación ha establecido días, tiempos y estaciones para también descansar y dedicar suficiente tiempo para Él, para nosotros y para nuestra familia.  Él desea no solo que nosotros descansemos en Él, pero Él también desea reposar Su presencia en nosotros, Su dulce paz, amor y gloria, y para eso necesitamos lograr la debida paz y salud interior, que solo podremos alcanzar si nos detenemos en nuestro andar y trabajar diario.

Así que, en esta temporada de vacaciones, aparta tiempo y prepárate a descansar en el Señor y a disfrutar un buen tiempo en familia.  ¡Qué disfrutes tus vacaciones y Dios siga bendiciendo tu vida y familia!

Author: expresiondevida

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *