¿Qué no es el éxito?

¿Qué no es el éxito?

El éxito se ha referido a ciertas características particulares, como el dinero, las posesiones, la popularidad, la fama, el reconocimiento, una posición, el poder, la belleza, vivir de manera ajetreada constantemente o hasta un sentimiento o ilusión, lo cual ha hecho que tengamos conclusiones confusas sobre lo que realmente significa. Porque, ¿cuánto dinero se necesita para decir que soy exitoso?, ¿cuánto reconocimiento se requiere para decir que alcancé el éxito?, ¿cuán cansado debo estar de mis ocupaciones para decir que vivo exitosamente?

 Riqueza: Generalmente, referimos éxito con poseer riqueza. Éxito no es sinónimo de posesión de dinero. Si lo fuera, quienes lo tienen serían las personas más felices del mundo y no necesariamente lo son y, al contrario, quienes poseen poco serían las más miserables, lo cual tampoco es particularmente cierto. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente; quien ama el dinero se vuelve esclavo de él. Lo que sí debemos pretender es un mejor nivel de vida, es pedirle a Dios la capacidad de disfrutar lo que tenemos, aprovechar las oportunidades al máximo, administrar eficientemente, ahorrar, invertir, apreciar, cuidar y compartir el fruto de nuestro trabajo con generosidad.

 

 Posesiones: Las posesiones son temporales. Si un día pensó que poseer “x” cosa le convertiría en una persona exitosa, le tengo la noticia de que, cuando la tenga, va a desear una más grande o más valiosa o de mejor calidad. Porque el deseo, cuando se satisface, pierde su encanto. El éxito no se alcanza ni se mide por lo que se posee. Se alcanza cuando soy agradecido por lo que tengo, cuando lo valoro y lo aprecio.

 

 Poder: El poder, al igual que el dinero, no es una fuente de seguridad para garantizar el éxito ni la felicidad. Lord Acton dijo: “El poder tiende a corromper; el poder absoluto corrompe absolutamente”. Y Abraham Lincoln señaló: “Casi toda persona puede resistir la adversidad, pero si quieren probar el carácter de una persona, denle poder”. La posición y el poder son instrumentos para servir a los demás.

 Logros: El simple hecho de alcanzar metas no garantiza el éxito ni la satisfacción. Hay quienes fijan toda su esperanza de realización en alcanzar una meta y, cuando llegan, experimentan un profundo vacío porque olvidaron que, en el camino al éxito, al llegar a una meta, se inicia un nuevo desafío. El éxito no es una lista de metas que se van tachando.  No es llegar a un destino. El éxito es un estilo de vida, un viaje, una carrera que se vive paso a paso.

 Ajetreo constante: Éxito no es hacer muchas cosas, es llegar al final del camino al lado de las personas que he tenido el privilegio de amar, a las que les he servido con sinceridad, a las que he honrado y respetado, con las que puedo celebrar el fruto de mi trabajo. Es correr cuando se pueda, es caminar si ya no puedo correr, es usar el bastón si ya no puedo caminar, es mantener intacta mi capacidad de soñar, pero de la mano a ser fiel a los principios de la lealtad, la honestidad, la sinceridad, el amor y la bondad. Éxito es hacer grande a quienes están a mi lado.

 Un sentir: Generalmente, pensamos que si nos parecemos a las personas que admiramos, alcanzaremos el éxito, porque lo referimos a un sentimiento especial. El éxito no es un sentimiento, es el resultado de la perseverancia, de sobreponerse a los momentos difíciles, es carácter más que imagen, es aceptarme tal cual soy, es valorarme como persona, es reconocer mis fortalezas y mis limitaciones. Éxito no es una sensación de felicidad constante, porque las emociones son inestables y porque las circunstancias no siempre son positivas. Si buscamos la sensación de felicidad constantemente, nos sentiremos fracasados muchas veces.

 

Author: expresiondevida

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *