Una Historia de Navidad

Una historia de Navidad

La razón de la Ocasión

     ¡Oh! La temporada más bonita del año, sin duda es, la navidad; donde se pueden ver todo tipo de preparativos para pasar una hermosa  temporada. Adornos vistosos que brillan, lucecitas por todas partes, arbolitos de todos tamaños llenos de esferas y adornos al gusto, guirnaldas y coronas colgando de puertas, copos, el hombre de nieve  y si es posible la presencia de la misma nieve dependiendo de la región donde se celebre.

      La gente bien abrigada corriendo de aquí para allá, saturando algunas tiendas de moda y envolviendo grandes paquetes y disfrutando de una taza de chocolate caliente.

     Y sin duda encontraremos la figura del tipo regordete de cachetes grandes y vestido de un traje rojo que promete llenar de regalos a los niños que se portan bien.

     Llegado el momento de la noche buena las familias y amigos se reúnen para “festejar”, elaborando grandes banquetes, y presentando toda una exposición de diversos platillos preparados para esta ocasión tan especial,  deleitando el paladar de los invitados. Luego, todos se disponen a intercambiar algunos regalos según indique la tradición y los más pequeños en espera de poder abrir los suyos, se van a la cama.

     Es en estos momentos de felicidad en que se olvidan los problemas del diario vivir, dolor o soledad quedan atrás aunque sea por un solo día, la necesidad y la enfermedad se trata de cubrir y desviar la atención  llenándose de alegría hoy porque mañana, será otro día.

     ¡Ya amaneció! Gritan los niños corriendo hacia el arbolito de navidad  esperando  haber sido afortunados en recibir el juguete de moda que le pidieron al “hombre de rojo”, ignorando el esfuerzo de los padres, olvidando dar todo el crédito y las gracias a aquel que suplió  todas las necesidades del hogar no solo durante este hermoso día, sino por todo el año, al Padre.

¡Ah ¡ pero queda un regalo sorpresa, un regalo más grande que cualquiera de los demás, uno que el Padre ha preparado con todo su amor y está listo para abrirse en cualquier momento y que es tan grande que sabe que cambiaría tu vida para siempre porque de este obsequio depende que puedas vivir para siempre junto al Padre y promete que aun en los momentos más duros de tu vida este gran regalo te ayudara y estará siempre contigo,  todo el día todos los días todos los años , aunque no sea navidad , es más de hecho la navidad no tendría sentido sin este regalo; todos los festejos, adornos y fiestas no serían de navidad.

     En este regalo está el sacrificio más grande de amor que el Padre puede dar, este regalo es “Su propio Hijo” que por amor a dado al mundo entero para que el que quiera este regalo no se pierda y viva con el Padre y su Hijo siempre,  su nombre es Jesús.

     Jesucristo es la razón de la navidad y si quieres este gran regalo que el Padre preparo para ti, solo tienes que aceptarlo y recibirlo en tu corazón.

¡Feliz Navidad!

Author: expresiondevida

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *